martes, 7 de febrero de 2012

Un Monje Parreño en manos de la Inquisición

Un Monje Parreño en manos de la Inquisición      
A continuación transcribimos un texto histórico de uno de los juicios de la Santa Inquisición allá por el siglo XVII en el que se juzgaba a un Fraile originario de La Parra que era según algunos autores Molinosista (Molinismo), una rama de la secta de los alumbrados (Secta que entendía la fe católica de forma distinta a la Iglesia oficial), pero que en definitiva fue juzgado por pura y simple lujuria, cometiendo gran cantidad de excesos sexuales a un numeroso grupo de beatas y monjas de distintos pueblos de nuestro entorno, amparándose en su condición de religioso y en la supuesta pureza de dichos actos.
 (Nota: En esta transcripción algunas palabras no están bien escritas, y cuando el autor del texto se quiere referir a actos sexuales explícitos los sustituye por una serie de puntos “……”)

 Autillo del P. Parra, Molinista, en Llerena.

 (Biblioteca del Escorial, E21, C21, MS en 4º de papeles varios, letra del siglo XVII, folio 318)

      Después de escrito lo que antecede ha llegado á nuestras manos este documento en pia sacada por el célebre filólogo y erudito D. Bartolomé José Gallardo; y haciendo gracia á los lectores de los extravagantes caprichos en su ortografía, lo copiamos á continuación con las supresiones que la decencia pública pide.
 “ El Ilmo. Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición de Llerena, continuando el celo de su desvelo y ejercicio, dia 27 (1) de Julio, en la Sala de los Estrados dél, con asistencia de los Ministros del Secreto, á puerta abierta, donde concurrieron algunos caballeros, prelados de las religiones, curas y religiosos, circunstancia por que no se le juzgue (sic) se propala el sigilo, esstilo de este Tribunal, para lo que se divulgó el día ántes y á la hora de las seis de la mañana, dudando á qué sería esta citacion, estando citados (2) los Inquisidores y secretarios en su trono, salió el alcaide con un religioso descalzo, llamado Fr. Francisco de La Parra, con un sambenito, extraordinario en este estado de persona, mas tal lo pidió el delito, y su vela apagada en la mano.    
 Empezóse á celebrar misa en la sala, y al evangelio se empezó á leer la causa, cuyas circunstancias son tantas y tan raras, que no caben recopiladas en la memoria, y por mayor se referirá alguna, aunque sin esta potencia.
            El fraile es natural de un lugar llamado La Parra, tres leguas de Zafra, de edad de 56 años, 40 de hábito. Ha sido Guardian del convento de Burguillos, de la Fuente del Maestre y de Fuente de Cantos.
            En la Fuente del Maestre tomó a su cargo el gobierno del espíritu de una beata, doncella, á quien le llamaba la Negreta (3), y á quien él más estimaba, por tenerla por santa entre otras hijas de confesión, en cuyo venerable acto á unas y otras solicitaba……..tomándolas las manos y apretándolas con las suyas……y diciendo que llegase más la cara, besándolas y haciendo le pusiesen las manos…….. Y les preguntaba que qué sentían, y que si les pasaba el sabor de la boca y las llegaba al estómago y …….. Y en las que consentían esto pasaba……. en el mismo confesionario,  con otras en sus casas y otras partes; diciéndolas y engañándolas con que aquello no lo comunicasen con otro confesor, porque en él no era pecado, ni ellas pecaban, y que era aquel acto para que con la unión del cuerpo se unieran los espíritus con Dios, y se fortaleciesen en su servicio, y que gracias á Dios que le había quitado todo lo que ántes tenía de hombre, sin quedar nada pecaminoso áun en tales acciones.
            Esto mismo ejecutaba en Burguillos habiendo …….. muchas doncellas, que pasaban de diez , y comunicado otras con el mismo engaño de no ser pecado.
            A la Negreta y otras les echaba el aliento cerca, donde les alcanzaba, y algunas quedaban sin sentido por media hora : otras por un cuarto de hora : otras por tres credos. Y les preguntaba, cuando volvían en si, qué sentian? Unas decian que gran fuego de amor de Dios, y que él las comunicaba…. y otros disparates de este tenor.
            A las monjas que confesaba en Fuente de Cantos les persuadia á lo mismo y les decia…….. y por el abujero del torno ó por los del confesionario la daba y tomaba, y decia : “Ah! Quien te diera ……” y les explicaba lo que era, y tenía correspondecia polusiva, en la cual , habiéndoles avisado primero, usaba con capa de santidad de términos exquisitos, llamando al Padre Eterno Señor “el viejo” , á Jesucristo “D. Manuel”, al Espíritu Santo “D. Quemon”, por decir las abrasaba; á María Santísima “Doña María de las Cumbres”, á S. Juan Baptista “ el Regañón”; y de este modo á otros santos y santas. Y con esto y sus profecías ellos y esllas estaban en opinion de santos. Y á monjas y seglares despues de lo que obraba con ellas en la confesion, las absolvia ó sin absolver las mandaba ir á comulgar. Y él celebraba todos los dias sin confesar nada desto en más de 20 años.
            Entrando en los conventos, donde tenia algunas religiosas que llamaba sus “hijitas”, á confesar algunas enfermas, tenia tratado con las suyas le llamasen aparte, y se entraba á solas en las celdas, y tenia …… con ellas. Y este era el cumplimiento….. que les había ofrecido desde acá fuera, y con esto, decia, quedaban “valentonadas y fortificadas” para el servicio de Dios, y se lo preguntaba á ellas, y decian que si, y con gran valor para llevar los trabajos de la religion con alquel consuelo y alivio que les hacia en el amor de Dios.

                  
           


            Sobre todas la Negreta : santa era la querida, pues le decia diferentes revelaciones, que subia y bajaba al cielo y al infierno, y sacaba las ánimas á millones y ariua (4) se desposaba con el niño, y aunque no queria sin licencia de su confesor le decian madre e hijo, se la pidiese, y él la daba.
            Otras veces la hallaba en su celda. Otras le faltaban alhajas del cajon ó escritorio, y luégo las tenía ella. Otra vez se imprimió las llagas de piés y manos y costado. Otra le dolia un brazo; y ella al verle, sin decirle nada, ántes mire de que se queja, si jugará como yo con mi niño á las puentes dalas con piedrecitas, ó á los dados y perdiera pellizquitos como yo, y al despedirse el niño, me toca apénas con la punta del dedo, y quedo molida por muchos dias (5)
            Con esta Negrita (6) que hacia estos y otros muchos milagros…… por espacio de catorce años y ambos se tenían por santos, y aún de otras personas eran tenidos por tales, y ellos lo afectaban hipócritamente.
            Y en cinco años y tres dias que ha estado preso en la Inquisicion, no habia quien le sacase de que su Negreta es santa, y aunque ya confesó y pidió penitencia, quiera Dios sea verdadera, y no se quede en su error de que es santa su Negreta, y que lo que hacia con ella no era pecaminoso.
            Entró en otro convento de religiosas á confesar una, y habiéndolo ejecutado, le llamó otra, y se entraron en su celda, y quiéndola comunicar …..no pudo, porque acababa…….y la que quedó desairada, no le volvió á ver (7).
            Treinta y cuatro mujeres son las solicitadas en el acto de la confesión : muchas …….en el sitio del confesionario, otras fuera, y otras no quisieron. Infinita cantidad de almas engañadas de su falsa y depravada doctrina. Dios á él , á ellas y á todos nos dé su gracia y tenga de su mano, y nos libre de semejantes errores.
             Y aunque son éstas todas voces con que se clausuló la causa, no digo otras más mal sonantes, por no escandalizar, y ni otras muchas circunstancias, que no es fácil reducir á la memoria.
            La sentencia fue estar donde se leia la causa, con sambenito, privado para siempre de decir misa, no administrar ningún sacrarmento, recluso por diez años en el convento que se le señalase por el Tribunal, preso en una celda, sin salir más que á las horas del coro, y ayunar todos los viernes á pan y agua, y se entregue al prelado del convento de esta ciudad, y en refectorio se lea la sentencia, y se le de una disciplina circular por todos los religiosos, etc.
            A vista de una vida tan escandalosa y sacrílega como perniciosa y perjudicial, es necesario que todos los fieles abran los ojos y miren como se portan en las confesiones, porque no les suceda toparse con uno destos lobos sacrílegos infernales, que no hay delito por enorme que sea que no cometan, que con piel de oveja y celo de pastor destruyen el rebaño de la Iglesia, y poco á poco van enlazando las almas para el infierno, de quien Dios nos libre.
            Y si áun un acto tan santo con representación de S.M. Divina, como es el confesionario, no está seguro de sus perniciosas maldades, ¿Qué harán en otras concurrencias que tienen visos de decentes visitas? Ojo alerta, prelados”

(1)     No se comprende el año (Nota del sr. Gallardo)
(2)     Sentados?
(3)     Llamábase María Alonso Guerrero, alias María del Espíritu Santo, beata profesa de la orden de S. Francisco, natural y vecina de Fuente del Maestre (Gall.)
(4)     Arriba?
(5)     (sic.) Este párrafo no se comprende bien, quizás por culpa del copiante (Nota del Sr. Barrantes)
(6)     Unas veces dice Negrita y otras Negreta (Gall)
(7)     A ésta vergonzosa circunstancia se debió, según parece, el descubrimiento de esta abominable secta. Es tradición Extremeña (Barr)

José Juan Durán Murillo – Febrero 2012.

Bibliografia:
1.       Catálogo razonado y crítico de los Libros, Memorias y Papeles, impresos y manuscritos que tratan de las provincias de Extremadura. D Vicente Barrantes (P.171,172,173). 1865.
2.       Historia de los Heterodoxos españoles, volumen 2. Marcelino Menéndez y Pelayo (p.238).1992
3.       Huellas de otra realidad: crónicas de hechos inexplicables (p.173) . Escrito por Gonzalo Pérez Sarró
4.       Historia de los Alumbrados: Los Alumbrados de Extremadura (1570-1582).(p.283) Alvaro Huerga

5.       Anales De La Real Academia De Medicina .Real Academia Nacional de Medicina (España),Instituto de España. (p.251).1891

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada