jueves, 14 de abril de 2011

La Segunda República en La Parra

LA SEGUNDA REPÚBLICA EN LA PARRA          
                          
             Hoy se cumplen 80 años desde la proclamación de la segunda república. En 1931 la situación en La Parra era bastante complicada, los jornaleros no tenían mucho trabajo y los dueños de las fincas estaban por no contratar a nadie ese año como crítica a la proclamación de la república. Las elecciones del 12 de abril de 1931 en nuestro pueblo dieron la victoria a los partidos monárquicos después de una serie de amenazas que tuvieron lugar en toda España hacia los jornaleros para que no votasen a las izquierdas. La victoria a nivel nacional de los partidos de derechas no impidieron que la población estimase como buenos los resultados electorales obtenidos por la coalición Republicano Socialista además de los partidos de derecha que apoyaban a la república, lo que provocó la salida del rey Alfonso XIII del país y la proclamación de la república el 14 de abril de 1931. En nuestro pueblo, el siguiente día hubo gran alegría en la actual Plaza de España, multitud de parreños y parreñas proclamaron su alegría ante la llegada de la república y le cambiaron el nombre a la plaza pasándose a llamar la Plaza de la República. La proclamación de la república conllevó a la anulación de los cargos elegidos el día 12 que mayoritariamente estaban formados por las clases “pudientes” y dueños de las fincas de la población (véanse los apellidos) y se convocaron nuevas elecciones para el 31 de Mayo en las que ganaron las izquierdas encabezadas por Manuel Díez Salas y ocho concejales más que gobernarían el pueblo hasta que ganara la derecha en 1933.
     
Fuente: BOP -Diputacion de 
      
       Las penurias pasadas por los jornaleros en ésta época obligaban al ayuntamiento a la contratación y repartición de dichos jornaleros por las fincas de la zona, repartiendo así el trabajo que había en las fincas. También en esa época se “reparó” la carretera de La Morera y el horno de tejas y ladrillos propiedad del Ayuntamiento (horno bigote).
     
     
La Segunda República fue un sueño, pero también fue una necesidad, tras la dictadura de Primo de Rivera y las malas condiciones de los trabajadores la mayoría de nuestro país necesitaba un cambio, un cambio que los terratenientes no querían para conservar lo que año tras año, siglos tras siglos habían arrebatado a las clases más pobres, un cambio que puso a los trabajadores al frente de ayuntamientos como el nuestro, pero un sueño que, por desgracia, duraría hasta la guerra civil, hasta aquel 27 de Agosto de 1936 en el que un grupo de Guardias Civiles tomó el pueblo y acabó con la vida de muchos de los concejales elegidos democráticamente.


José Juan Durán – 14 Abril 2011

publicado en www.laparra.com.es

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada