sábado, 16 de marzo de 2002

Un poco de Historia 5 - El Señorío de Feria

Un poco de Historia 5 - El Señorío de Feria

Un 26 de Febrero de 1394, en la Corte del Rey en Alcalá de Henares, el Rey Enrique III “El Doliente”, apenas superada la mayoría de edad  con quince años, firmaba el documento por el cual donaba La Parra, Zafra y Feria a Gómes Suárez de Figueroa, con tan solo catorce años. Mucho tiempo atrás, el padre de Gómes, Lorenzo Suárez de Figueroa, Maestre (cómo el presidente) de una de las Mayores y más importantes órdenes de Caballería, la Orden de Santiago, colaboró y fue fiel súbdito del anterior monarca Juan I, y de su hijo, el citado Enrique III. Todo ello fue estrategicamente planeado, ya que el Maestre, por su condición “religiosa”, no podía obtener beneficios propios. Por ello, y después del acto de donación, el Maestre seguiría dirigiendo los destinos a su hijo Gomes, preparándole la toma de posesión de las tres aldeas.
No es casualidad que Lorenzo Suarez eligiese para su hijo la aldea de La Parra, pues cuando estuvo de Comendador en Lobón y Mérida, tendría conocimiento de que era una aldea próspera, habitada de multitud de nobles y clases altas, rodeada de multitud de vergeles y huertas. Por ello Lorenzo Suarez de Figueroa ordenó a su procurador Álvaro Martínez de Aponte a tomar las villas en nombre de su hijo. Todo ello formaría un gran revuelo popular en nuestra aldea, y la noticia de dicha donación llegaría hasta el Concejo de Badajoz, de cual dependía La Parra, posicionándose contra dicha decisión del Rey. Parece ser que durante seis meses, Álvaro Martínez estuvo “allanando” el terreno para la toma de posesión de dichas villas, negociando con el Concejo de Badajoz, y tranquilizando los ánimos de la población.
Todo ello culmina cuando la mañana del 10 de Septiembre de 1394, el pregonero de la aldea convoca a la reunión del Concejo de La Parra (nobles y personajes relevantes). Durante el acto de toma de posesión, se dio lectura de la “donación” y “..ante el requerimiento de recibir a Gomes Suarez de Figueroa por su señor, el concejo dijo que ellos recibían la orden del Rey con respeto y reverencia, y como mandaba el rey su señor natural, estaban preparados a cumplir lo que su señor Rey les mandaba...”. Así, Álvaro Martínez tomó posesión de La Parra y sus términos, y nombró los distintos cargos del lugar, Alcalde ordinario, escribano, alguacil y mayordomo, recibiendo juramento de cada uno de ellos, e indicándole sus atribuciones.
            Con el deseo de Gomes Suarez de conocer sus dominios, y para formalizar el acto anterior, la tarde del 10 de Noviembre de 1394, los vecinos de La Parra nombran a sus representantes para prestar juramento y lealtad al nuevo señor, y en la iglesia del pueblo, ante Gomes Suarez de Figueroa, y tras jurar según el ritual de la época fidelidad al nuevo señor, le besaran la mano en prueba de aceptación de su señorío, asistiendo al acto en la iglesia, todos los habitantes de La Parra.


José Juan Durán Murillo – Marzo 2002


Revista VITIS – Consejo Local de la Juventud de La Parra

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada